Sentirse solo estando acompañado

0
115

La soledad acompañada, lo único que hace es destruirnos poco a poco, minar nuestra moral y debemos ser conscientes de esta situación para poder huir lo más pronto posible de ella.

Como bien dice el dicho “más vale solo que mal acompañado”, nada mejor que esta frase para la comprensión del significado de soledad acompañada.

Si la simple idea de estar solos, solteros nos causa una ansiedad inmensa, imagínate estar acompañado de alguien que te hace sentir solo. Hay muchas situaciones dolorosas dentro de una pareja, pero esta es una de las más dolorosas de todas.

Esta situación es más común de lo que pensamos, y muchas personas se ven envueltas en este tipo de relaciones en las que el gran problema llega cuando no le ponemos solución.

Soledad acompañada y el vacío que produce

La soledad acompañada, es una situación espantosa, que nadie debería de soportar. Te anula como persona y te hace sentir que no vales nada. Sientes un profundo vacío en tu interior, una sensación que nos parece imposible eliminar, ya que no estamos solos, sino acompañados.

Una persona que este físicamente contigo no quiere decir que este presente. Debemos prestar atención a las señales que nos alertan de esto, para poder ponerle remedio antes de que nos cause heridas emocionales imposibles de eliminar.

Algunas de estas señales son las siguientes:

  1. Nunca te escucha, ni te ha escuchado: No presta atención a nada de lo que le cuentas con ilusión o con ansiedad, no te apoya en los momentos que lo necesitas. Quizás finge prestarte atención pero tú sabes que no es así, “no es lo mismo oír que escuchar” esta frase deberíamos tenerla siempre muy presente, porque incluso a nosotros mismo nos puede ocurrir en cualquier situación que no sea lo suficientemente importante para nosotros, como tampoco lo es para nuestra pareja lo que le estamos contando.
  2. Siempre te hará sentir culpable de todo: Una pareja es compromiso y compañerismo, ¿de qué sirve tener pareja si no puedes contar con ella en los malos momentos? Para los buenos esta todo el mundo a tu lado, pero en las situaciones complicadas, al igual que te das cuenta de quienes son tus amigos, también ocurre con tu pareja. Tu pareja tiene que apoyarte, no hundirte más en la miseria, es cierto que podemos equivocarnos pero no por ello debemos ser castigados y enfrentar solos el problema.
    Todas las personas que siguen este patrón son personas egoístas, incapaces de pensar en otra persona que no sean ellos mismos. Es un tipo de personalidad que predomina, cada vez más en estos tiempos y de la que deberíamos de alejarnos, sobre todo cuando ya nos hace sentirnos solos. Estamos con una persona que no nos valora, no nos aprecia, no se da cuenta de cuanto valemos y que nos brinda un tiempo que lejos de lo parecido, no tiene nada de calidad, lo cual nos hace sentirnos completamente vacíos.
  3. Te hace sentir inferior: (puede que sin darse cuenta) aunque lo dudo mucho. En lugar de motivarte y animarte a cumplir tus sueños, te hace creer que tus ideas son una tontería y que no son buenas.
+  Personas Sumisas: Rasgos psicológicos de las personas sumisas

Las heridas emocionales de la soledad acompañada

No solo es que nos sintamos mal, vacíos, impotentes ante esta situación…es que la soledad acompañada tiene consecuencias devastadoras para nosotros a lo largo del tiempo .Estar con una persona que te hace sentir sola, es como estar con una persona tóxica, que al fin y al cabo viene a ser lo mismo. Te consume lentamente hasta que ya no queda nada de ti.

Con el tiempo comienzas a sufrir ataques de ansiedad, no te ilusiona nada, ni nadie, no le encuentras sentido a nada ¿Por qué? Muy sencillo, por la persona que mantienes a tu lado.

Lo más difícil es acabar con esta situación, cosa que nos parece imposible desde dentro, de una manera o de otra, nuestra autoestima, cada vez es más pequeña, lo que nos lleva a pensar que somos nosotros los culpables de la situación e incluso de nuestra propia soledad.

Comienzas a tener miedo de que tu pareja se vaya y te abandone, por no haber sabido ponerle solución al problema, e intentas desesperadamente crear una conexión con tu pareja, aunque todos los intentos por arreglar el problema son fallidos.

Generas dependencia emocional, y entonces es cuando aparece el desequilibrio.
Has dejado de ser tú, has perdido la persona que eras en el camino de amar a otra persona, y esto es inconcebible, porque no debemos dejar que nadie nos haga sentir de esta forma tan ruin y cruel.

Si tu pareja te hace sentir solo, no te culpes, no eres tú, es ella sin duda alguna.

Crea tu propio espacio y elige tu soledad

En el momento en el que tomas consciencia de lo que está pasando, es hora de pedir ayuda. Tus familiares y amigos estarán ahí para brindarte su apoyo incondicional y su ayuda, porque eres importante para ellos y solo quieren lo mejor para ti. No podrás salir de esto sin ayuda de ellos.

Una vez que hayas dejado a esta persona atrás, tomate tu tiempo y elige tu propia soledad. Estar solo no es tan malo como parece o como pensamos, te ayuda a conocerte mejor y a decidir qué quieres y que no dejarás volver a entrar en tu vida.

La misma soledad que te infundía la otra persona, pero ahora a elección tuya. Esta será una soledad sana y reparadora.

Aunque en un pasado lo hayamos pasado muy mal y te haya dado miedo, ahora sabes al menos, que es mejor esta soledad que la que te hacía sentir esa persona a la que un día amaste.

Muchas personas entran en nuestra vida para hacernos aprender una elección, aunque la clave está en saber quién merece quedarse y quién no.

No debemos dejar que lo que nos hace daño se haga permanente en nuestras vidas, por eso es muy importante valorarnos a nosotros mismos y así sabremos lo que merecemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here