Asma en niños. Una preocupación de todas las madres

0
239

El asma es una enfermedad que aparece por la inflamación de los bronquios. Tal inflamación puede ser provocada por diferentes causas, por ejemplo; irritación a causa del tabaco, polvo y contaminación, infecciones virales o sustancias que produzcan alergias. Durante la infancia, 1 o 2 de cada 5 niños padecen episodios de obstrucción bronquial que son reversible, lo que hace que puedan ser catalogados como asmáticos.

que-es-el-asma

¿Cuántas y que tipos de asma hay?

Durante la niñez, existen fundamentalmente dos tipos de asma:

– El primero es un asma que aparece durante el primer año de vida. Se caracteriza por presentar una crisis de dificultad respiratoria, asociado a la presencia de sibilancias (sonido como de un pito al respirar). Este se relaciona con el consumo de cigarrillo por parte de la madre, en bebes prematuros, asistencia a guarderías y comúnmente viene precedida de infecciones virales recientes.

Es muy frecuente y no se asocia con antecedentes de alergias. Su pronóstico es bueno y en el mayor número de casos se cura sin mayores tratamientos.

– El segundo tipo es el asma alérgica. Se manifiesta después del primer año de vida, siendo caracterizada por crisis asmáticas cortas entre cada episodio. Se relaciona con antecedentes familiares y personales de alergias, bien sea rinitis o reacción a algún tipo de alimento.

Diagnóstico

cuales-son-los-tipos-de-asma

Es fundamentalmente basado en los síntomas y en la respuesta que el paciente registre tratamiento. En los niños de mayor edad debe realizarse, tanto en el diagnóstico como en el seguimiento, un estudio de la función pulmonar que se denomina espirometría. El asma que perdura más allá de los 6 años se debe realizar un estudio especializado de alergias para determinar cuál sería la causa que lo condiciona.

Tratamiento y prevención para el asma

Se basa en tres pilares fundamentales: prevención, tratamiento con medicamentos y educación. Siendo cada uno de ellos importante en la mejoría del paciente.

En cuanto a las medidas preventivas se debe evitar el contacto con los diferentes desencadenantes que producen el asma., si se pudiera lograr en su totalidad sería la medida más eficaz. Desafortunadamente, realizarlo resulta muy difícil en la mayoría de los casos. El humo del tabaco y los irritantes inespecíficos (contaminación, cambios de temperatura bruscos, olores muy fuertes, etc.) perjudican a todo niño asmático, sea o no alérgico, por lo que debería prevenirse todos ellos.

No hay ningún modo práctico de evitar las infecciones producidas por virus. Se ha propuesto retrasar la asistencia a las escuelas infantiles de los niños pequeños con asma, pero no está claro que esa medida impida las infecciones por virus; existe una vacuna que se coloca para la gripe llegando a ser poco eficaz, dado que en el mejor de los casos previene de una de muchas infecciones virales que un niño asmático puede presentar a lo largo de un año.

Algo similar sucede con las medidas para evitar el contacto con ácaros, moho, y polen. Se debe evitar el uso de alfombras, peluches, cortinas, y demás cosas que puedan almacenar polvo en la habitación de los niños; la limpieza de sus dormitorios con mopa húmeda, y la aspiración de sofás; todo esto es recomendable para los niños con alergia a los ácaros.

Dejar respuesta